Banco de Alimentos de Mallorca

En 1995 se creó en Palma el Banco de Alimentos de Mallorca (BAM) al igual que se había hecho en otras ciudades y Comunidades de España. El impulsor de esta iniciativa fue Antonio Mir Salas secundado por un grupo entusiasta de personas. Su primera localización estuvo en la calle Bala Roja, trasladándose más tarde a Mercapalma en donde esta entidad y el Ayuntamiento de Palma nos cedieron una nave. En el año 2008 un incendio accidental destruyó el local que utilizábamos. Sin embargo, el BAM no interrumpió su actividad solidaria a pesar de los inconvenientes y problemas que hubo que solventar. Superada aquella etapa el BAM ocupa en la actualidad don naves en Mercapalma desde donde desarrolla su actividad.

Los objetivos del BAM responden a la misma filosofía y espíritu que el resto de los Bancos de Alimentos del mundo y de España que se resumen en dos puntos:

-Gratuidad total de los alimentos distribuidos.

-Transparencia en sus cuentas y en su actuación.

La gratuidad es la característica fundamental de la actuación del BAM, ya que los alimentos se reciben de forma gratuita y del mismo modo se distribuyen. Las entidades benéficas que los reciben para repartirlos a los usuarios finales, se comprometen por escrito a actuar de acuerdo con los principios del BAM, donando a su vez gratuitamente los alimentos recibidos. Estas entidades distribuyen  los alimentos que reciben a personas necesitadas que viven en Mallorca.

La transparencia en las cuentas es el segundo principio básico de actuación del BAM. Para garantizarla, el factor más importante es que los donativos se solicitan y reciben preferentemente en forma de alimentos y las ayudas económicas tanto de organismos oficiales como de otras instituciones y empresas, salvo que estén vinculadas a alguna otra necesidad específica, se destina íntegramente a la adquisición de alimentos para su posterior reparto. Sólo se utiliza directamente dinero efectivo para pagar los gastos de funcionamiento del propio BAM, como furgonetas, combustible, carretillas elevadoras, gastos de almacenaje y oficina etc.

Las cuentas del Banco de Alimentos de Mallorca se auditan anualmente y se presentan a los organismos para su supervisión y control.